El las ultimas dos semanas dos fuertes terremotos afectaron gravemente a todo el sur de México. El primer sismo de magnitud de 8,2 grados en la escala de Richter, sacudió la parte costera del estado de Chiapas. Afortunadamente por tratarse de una región poco urbanizada solo hubo alrededor de 60 muertos. Mientras el segundo cuya potencia fue de solo 7,1 grados tuvo su epicentro cerca de la ciudad de Puebla, estando a pocos kilómetros de una de las regiones mas urbanizadas del mundo que representa la Ciudad de México con toda su área metropolitana.

Ruinas que dejo el terremoto del 19 de septiembre en la Ciudad de México.

Terremoto en México: al menos 225 muertos y cientos de edificios destruidos.

 

A pesar de no ser tan fuerte como el primero, por tratarse de una área densamenta poblada y urbanizada su efecto fue devastador. Cientos de edificios de la ciudad capital se han derrumbado, otros se encendieron, incluso hubo explosiones. El saldo total de victimas fatales hasta ahora fue de 225 fallecidos. En cuanto al daño económico es tan inmenso que todavía es difícil estimarlo con exactitud.

La diferencia entre ambos terremotos fue de apenas 11 días (8 y 19 de septiembre) lo cual de por si ya es algo sospechoso a pesar de que los terremotos aveces pueden ser seguidos y esta dentro de la naturaleza, aunque no es nada habitual. Lo mas curioso, es que al día siguiente del segundo terremoto mexicano, en 20 de septiembre ocurrió un importante terremoto en las costas de Japón de escala de 6,1 grados que afortunadamente no dejo victimas fatales.

Y esta vez la responsable no fue la naturaleza con sus habituales choques entre las placas tectonicas continentales, sino las malignas intenciones de un régimen esclavista y totalitario que busca atemorizar al mundo entero gracias al dominio de armamento de muy avanzada tecnología de destrucción masiva. El nombre del responsable de este atentado destructivo es Kim Jong-un que desde diciembre de 2011 esta a cargo del gobierno de Corea del Norte.

Se trata del país mas dictatorial y totalitario del mundo donde en 1945 los comunistas de corte estalinsita tomaron el control sobre la parte Norte de Correa y donde después de la gloriosa Guerra de Correa (1950-1953) hicieron realidad a un proyecto distopico, creando una enfermiza  sociedad orwelliana que idolatrara a un jerarca que la esclaviza y hambrea, ejerciendo un control absoluto sobre cada miembro de la misma, aplastando cualquier rasgo de individualidad y disidencia. 

El dictador de Corea del Norte – Kim Jong-un junto con su primera bomba de hidrógeno.

Kim Jong-un probó una bomba H y y causó un temblor que se sintió en China y en Rusia

 

La vida en Correa del Norte es lo mas cercano a lo descrito por George Orwell en su novela de "1984", donde la vida de cada persona solo supone el eterno sufrimiento lleno de carencias, sumisión, obediencia a la jerarquía y la negación de la razón, de la realidad y de cualquier sentimiento de Justicia. Y desde su fundación el régimen norcoreano, ademas del comunismo en su versión mas totalitaria y represiva, adopto una política internacional aislacionista mejor conocida en el lenguaje coreano como "juche"que llevo a este pequeño país asiático a un total aislamiento tanto político como comercial.

Durante mas de medio siglo Corea del Norte solo era conocida por ser un país empobrecido, hermético y dictatorial, pero en la ultima década desde que el régimen hizo publico su posesión y dominio sobre la tecnológica nuclear con fines armamentísticos, todos los medios del mundo no paran de hablar del gran peligro que representa este país para la seguridad internacional, pero especialmente para sus vecinos mas cercanos que son Corea del Sur y Japón que sufren constantes amenazas con ser literalmente borrados del mapa.

El régimen del joven y ambicioso Kim Jong-un que ya supero y dejo muy atrás a su padre y abuelo (Kim Jong-il y Kim Il-sung) en cuanto a su relevancia y peso internacional, no para de mostrar sus constantes avances en cuanto al desarrollo de poderosas armas de la destrucción masiva, entre las cuales ya se destaca la recién probada bomba de hidrógeno y los misiles ínter continentales capaces de alcanzar a los Estados Unidos. Todo este inmenso avance militar siempre viene acompañado de un discurso belicista y amenazador, que promete descargarlo contra cualquiera que puede representar una amenaza para el país comunista.

Poderosos misiles de gran alcance de Corea del Norte capaces de trasportar bombas nucleares.

 

 

El propósito del sanguinario régimen Kim Jong-un es generar la mayor cantidad de armas de inmensa potencia destructiva con tal de atemorizar a todo el mundo, y después ganar influencia mundial por medio del chantaje. Logrando obtener beneficios tanto comerciales como financieros, eliminado bloqueos económicos y estrictas prohibiciones de transferencia de divisas con destino hacia Corea del Norte que serán utilizadas por distintas redes criminales internacionales que cooperan con su régimen dictatorial como socios de negocios. Negocios muy turbios que serán esenciales par financiar a las quebradas arcas del Estado norcoreano.  

Poseer un arsenal nuclear que incluye bombas de hidrógeno junto con misiles ínter continentales para su transporte, sin lugar a dudas es un armamento digno de envidia incluso de las grandes potencias militares como los son Estados Unidos y Rusia. Sin embargo no lo fue suficiente para satisfacer las desmedidas ambiciones armamentisitcas de la élite norcorerana que siempre busca ir por mas y mas.

Se sabe que desde hace décadas la dinastía de los Kim estaba obsesionada con la historia de la legendaria Atlantida que fue una muy avanzada civilización humana que existió hace mas de 10.000 años atrás. Se trataba de una sociedad altamente tecnológica, basada en la razón y la ciencia que alcanzo un inmenso nivel de desarrollo tanto económico, como también tecnológico y militar. En su dominio había distintos tipos de armamento de gran poder destructivo capaz de destruir a todo el planeta enterró.

Existen numerosas leyendas que aseguran que Atlantida fue una civilización tecnológicamente muy avanzada, la razón por la cual las principales potencias están interesados en localizar sus restos.

 

 

Una de estas armas, fue el dominio de una tecnología artificial para generar terremotos, aunque únicamente en aquellos lugares donde ya existen choques de placas lo que permite generar un terremoto programado en una área donde estos ya de por si son habituales. No se sabe como funciona, solo que genera una inmensa cantidad de energía que apuntada hacia el lugar del choque de placas tectonicas y es capaz de activarlas, generando un gran choque que produce un fuerte temblor.

Con este fin, en absoluto secreto hace muchos años atrás tomando el ejemplo de Adolfo Hitler que durante su régimen nazi envió numerosas expediciones a diferentes partes del mundo con tal de encontrar a unos cuantos artefactos ocultistas como el Santo Grial ente muchos otros, que supuesta mente le podían otorgar un inmenso poder místico. Por el contrario, los Kim resultaron ser algo mas serios en este sentido y lo que buscaban eran las armas de las antiguas civilizaciones o al menos el conocimiento de como construirlas.

Buscaban los restos inundados de Atlantida que según todas las leyendas están debajo del mar, posiblemente a una gran profundidad. Y para explorar estas profundidades marinas el régimen norcoreano creo todo un escuadrón compuesto por varios submarinos que durante muchos años rastreaban diferentes mares y océanos para encontrar a la civilización perdida. Y los han encontrado, adelantando a otras potencias que también estaban en esta carrera. 

No se sabe la fecha exacta del hallazgo, pero recién hace relativamente poco los científicos de Corea del Norte lograron terminar su propia arma basada en tecnología atlante y la experimentaron con éxito por primera vez cerca de las costas mexicanas en 8 de septiembre de este año. El resultado fue mas que asombroso, ya que han generado un terremoto de 8,2 grados en la escala de Richter, suficiente para destruir a una gran metrópolis como la Ciudad de México o Los Ángeles si el epicentro estará justo debajo de la ciudad.

El terremoto del 8 de septiembre fue apenas un experimento de prueba que casi no dejo destrucciones y victimas fatales. Solo era una muestra indirecta del gran poder armamentístico de Corea del Norte que a pesar de su vergonzosa pobreza económica busca convertirse en una super potencia geopolitica de primer nivel.

La respuesta del decidido presidente de los Estados Unidos – Donald Trump no se hizo esperar, que en su reciente discurso ante las Naciones Unidas directamente amenazo con una "destrucción total" de Corea del Norte haciendo referencia a los bombardeos masivos con bombas nucleares de gran potencia que caerán sobre el país asiático, aniquilando toda su población en el caso de que este seguirá su linea de hostilidades, agresión y amenazas contra todo el Mundo Libre.

El discurso de Dondald Trump ante la ONU dedicado a Corea del Norte.

Trump amenaza en la ONU a Corea del Norte con su “destrucción total”

 

Y apenas Donald Trump termino su magnifico discurso, como pocas horas después la Ciudad de México fue arrasada por un potente terremoto de 7,1 grados que dejo cientos de muerto y una gran destrucción material. Al día siguiente otro terremoto de 6,1 grados sacude las costas de Japón, sin generar mucha destrucción, pero si atemorizando a los miedosos japoneses que temen que se repita lo mismo que ya les paso en 2011.

Los dos terremotos fueron causados por la poderosa arma norcoreana como respuesta inmediata a las amenazas de Donald Trump. Atacaron a dos grandes aliados de los Estados Unidos que son México y Japón. Y actualmente sus científicos trabajan para hacer su arma aun mas potente con tal de alcanzar terremotos superiores a 9,0 grados en la escala de Richter que ellos buscan producir en toda la costa oeste de los Estados Unidos desde San Diego y Los Ángeles hasta Seattle, pasando por San Francisco. Buscan hundir en el mar a toda la linea costera, justo con todas las grandes ciudades que están allí, asesinado de este modo a millones de personas inocentes. Crímenes masivos que el régimen de Corea del Norte busca enmascarar con la fachada de un "desastre natural" con tal de quedar impune y evitar un bombardeo nuclear de sus propias ciudades.

 

 

Por Aldo Andonegui.